Era la soledad que angustia cuando pone la mano sobre una biblia y entorna los ojos a sabiendas de que rompió con el cumplimiento de los mandamientos de la Ley de Moisés, porque mando a matar, porque mintió, porque violó la constitución y porque se hizo ganador con un escandaloso fraude. 

Lo más grave de la actuación fraudulenta de JOH es que ha desnaturalizado las FF.AA. y las ha convertido en un instrumento dócil de sus veleidades inconstitucionales que las ha llevado a perder el poco prestigio que pudieron haber rescatado luego de la vergonzosa derrota que les infringieron los salvadoreños en “la guerra del fútbol”.

Víctor Manuel Ramos

Analista hondureño

EL LIBERTADOR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Juan Orlando Hernández (JOH) ha tomado posesión como presidente de Honduras de forma fraudulenta y en completa soledad. Si bien el estadio estaba semi lleno, todos eran gargantas compradas con un “hot dog”, unos cuantos pesos y una bandera de la estrella solitaria, mientras el pueblo consciente ocupaba las calles de la otra Honduras, la heroica, en protesta, enfrentado con los militares convertidos –tristemente- en guardia pretoriana del dictador.

Esa soledad de JOH era resguardada por el acordonamiento del estadio con un compacto círculo de soldados que cubrían un anillo de varias cuadras para que el ungido en la mentira no escuchara el clamor del pueblo. Era la soledad que da el oír ovaciones de una muchedumbre que vende sus aclamaciones para saciar el hambre (era de ver la trifulca porque no alcanzaron los panes con medio chorizo y mostaza que repartieron a los hambrientos seguidores cuya ausencia pudo haberles significado su despido).

Era la soledad que da la ausencia del acompañamiento de dignatarios extranjeros que dudan de la legitimidad de su investidura. Era la soledad que da una conciencia ahogada en el charco de sangre que el ungido ha provocado con las muertes de más de una treintena de muchachos que soñaban con una patria libre y justa. Era la soledad que genera el rumor de millones de gargantas de los que están allá, en la otra honduras, y que gritan: Fuera JOH, mientras enarbolaban banderas nacionales y rojas.

Era la soledad que genera sentirse acompañado de dos solitarios representantes de un tal Señor como si estuviese en el trance de sus últimos minutos para recibir santos óleos. Era la soledad que le dan los generales -policías y militares- acusados de graves delitos y cuya fidelidad no es más que auto defensa frente a la verdadera e implacable justicia. Era la soledad que da el jurar con la mano sobre una Constitución violada por él mismo.

Era la soledad que angustia cuando pone la mano sobre una biblia y entorna los ojos a sabiendas de que rompió con el cumplimiento de los mandamientos de la Ley de Moisés, porque mando a matar, porque mintió, porque violó la constitución y porque se hizo ganador con un escandaloso fraude. 

Era la soledad de saber que quienes le acompañan – el presidente y el vicepresidente del congreso, el presidente de la Corte, el fiscal general, los ministros- podrían no responderle con fidelidad cuando esté en apuros frente a la justicia ejercida por el pueblo. Era la soledad que proviene del abandono de las banderas azules con la estrella solitaria en el piso y los basureros tras concluir la ceremonia fraudulenta.

Era la soledad que le obligó a prometer más represión policíaca (no policial como dicen los deslenguados locutores a sueldo). Era la soledad blindada por los periodistas asalariados y comprados que le pintan un panorama de fantasía y queman incienso a los pies del tirano a cambio de canonjías y publicidad.

Era la soledad que le alejó totalmente del calor de las masas populares y le echó en manos de las tropas represoras llenas de odio y sedientas de sangre ciudadana. Esa soledad de saberse mandadero de Trump, del comando Sur y no de aquellos que relegó a la otra Honduras. Esa soledad que quiso eternizar con una selfie.

Con su discurso, lleno de embustes, felonía y traición, nos ha querido tender la mano ensangrentada para que haya reconciliación. Quiere la legitimidad a toda costa y para eso ha instruido a sus voces pagadas, para clamar por la paz que, como la paz que la ejercía el dictador Tiburcio Carías Andino, estaba cimentada en la cárcel, el exilio o el sepulcro, como parte inherente de la doctrina cavernaria que pregona el Partido Nacional.

Todo esto sin explicar que la paz que desea fervientemente es la del sometimiento y la aceptación, sin chistarse, de la miseria; la paz que impide y reprime a gas y bala la protesta; la paz que permita mediatizar el derecho inalienable a la insurrección. La paz que le facilite la venta del territorio nacional y de los bienes del pueblo, venta iniciada ya con las carreteras, los ríos, los bosques, las frecuencias radiotelefónicas, la energía eléctrica y, sobre todo y peor, la venta, por unos cuantos dólares, de la soberanía y la dignidad del país llamado Honduras, nombre que nos viene como anillo al dedo (una tarea de un proceso revolucionario será despojarnos de ese nombre peyorativo y llamarnos Guaymuras o República Morazánica).

Lo más grave de la actuación fraudulenta de JOH es que ha desnaturalizado a las Fuerzas Armadas y las ha convertido en un instrumento dócil de sus veleidades inconstitucionales que les ha llevado a perder el poco prestigio que pudieron haber rescatado luego de la vergonzosa derrota que les infringieron los salvadoreños en la guerra del fútbol y que justificaron con falsos relatos de heroicidad y falsos héroes, a tal grado que el pueblo ahora cree fervientemente que las FFAA son totalmente innecesarias.

No dormirá tranquilo de aquí en adelante el señor JOH, autoproclamado presidente de honduras. Cuando intente cerrar sus ojos aparecerán las imágenes combatientes de los mártires que ha provocado desde 2009. No conciliará el sueño al saber que ha jurado el nombre de dios en vano. No podrá dormir tranquilo un minuto porque le atormentarán las pesadillas que le provocará el pueblo gritando en las calles: “JOH ES PA`FUERA QUE VAS”.

No habrá paz en la cama con el fardo de la constitución violada dando aldabonazos en su conciencia. El gas con que reprime al pueblo se colará en las rendijas de su dormitorio, por más sellado y blindado que pretendan sus custodios. La sangre derramada de heroicos patriotas en su lucha en contra de la violación de la constitución y el fraude, serán ríos caudalosos que ahogarán su tranquilidad en el lecho.

Y el fantasma de sentirse culpable de delitos de lesa humanidad no le permitirá ningún minuto de tranquilidad, sabedor de que es un traidor a la patria y que la patria se lo reclamará más temprano que tarde.- Pero sobre todo le aterrorizará, al pobre JOH, saber que batallones de conciencias libres marchan irremediablemente a la victoria final y tras la derrota definitiva de la tiranía y la reivindicación, POR SI MISMO, del pueblo avasallado, sometido y humillado.

Comentarios  

0 #11 vozbujdenie 17-05-2018 17:01
Instrucciones para usar Maxi Size. Maxisize es la crema que puede ser usada para obtener resultados muy impresionantes. No hay nada de lo que debieras preocuparte. Esta es la crema que tiene ingredientes naturales y puede ser aplicada e n el pene que te puede dar excelentes resultados. Hay posibilidades de que el pene crezca de ambas formas diametral y longitudinalmente con el uso de Maxi Size. Maxi Size Comentarios. http://vozbujdenie.com/la-crema-maxi-size-como-funciona-opiniones-de-los-hombres-donde-comprar.html Tras probarlo durante 3 semanas, te cuento en este artículo que tal va. Pero antes, hagamos una introducción al problema. Introducción: la importancia del sexo en nuestra vida. ¿Qué podemos hacer para que el desempeño sexual masculino sea óptimo, y por tanto, tengamos una vida sexual plena ? Los problemas más comunes.
Citar
+1 #10 Raúl E. Durón 03-02-2018 14:37
No importa lo que digan sobre conciliar la paz, mientras ese hombre siga imponiéndose y no vaya a la cárcel, no habrá paz,
¡NO PUEDE HABER PAZ SIN JUSTICIA!
Citar
+2 #9 Maria Hernandez 01-02-2018 14:00
Bonito artículo muy bien escrito. un asesino que se autoproclama presidente.
Citar
+1 #8 Raul 01-02-2018 03:37
Ese asecino debería estar preso ya, dictador y violador de la Constitución.
Fuera joh
Citar
0 #7 Son 01-02-2018 00:32
Felicidades exelente articulo. GRACIAS!!!
Citar
+2 #6 JiL0te de Pueblo 31-01-2018 14:18
JOH se ha pasado por los "wev0s" la constitución y ha tenido el descaro de jurar ante Dios y la biblia .....un tipo así, se describe solo, al final esto no se trata de La Alianza o del Partido Cachireco, se trata de nuestro país que se desangra por causa de un hombre inescrupuloso y enfermo llamado JOH II......
Citar
+2 #5 Oscar 31-01-2018 11:55
Excelente artículo, muchas y lamentablemente grandes verdades en pocas palabras. Este hombre ha querido competir con todo lo que tiene por el puesto de peor presidente de Honduras (sus contendientes: El hombre mas inocente de HOnduras y el dictador que puso nombre al estadio al puente).
Citar
0 #4 Lucy 31-01-2018 08:29
De no ser que se está describiendo un ser un ser vil y malvado juan Orlando. Sería las bellas palabras para describir la crónica de una muerte anunciada como el título del libro de Gabriel García Márquez. Su nombre ha quedado plasmado para nuestra historia no por sus grandes hechos sino como la persona más despreciable que hayamos tenido.
Citar
+4 #3 Sylvia Bardales 31-01-2018 04:03
Me encontraba galopando entre las llanuras del malestar reprimido y la esperanza de que aun no todo esta perdido cuando me encontre su articulo; y de nuevo me re-encontre con la certeza de que ya lo ganamos todo! Que capacidad la suya que al escribir puede dar vida a lo que esta agonizando
Citar
+1 #2 Estrella prudente 31-01-2018 03:29
Yo quiero decir que joh es un asesino ladron corructo vende patria narcodictador y ojala Dios lo castique que de hoy en adelante no tenga un minuto de paz que las pesadillas lo agobien en todos los dias de su vida es una persona que no tiene dignidad ni verjuenza porque sabe que lo odiamos lo repudiamos y lo unico que queremos es verlo en el pozo oh muerto joh escoria humana enjendro maldito ojala no hubiera nacido el engendro bastardo fuera joh
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar