La horda ovaciona. Sigue pidiendo también la mano de Dios, que menciona dos veces antes de rematar, él está listo para darlo todo (¿?) ¡Los quiero mucho a todos los que están aquí y los que están allá en Honduras! ¿Reconoce que la Honduras real afuera, es otra cosa que la representada con escenografías Potemkin en el Estadio?

¡El que nos dividió nos va a UNIR! Diálogo sin condición. Escuchará cualquier propuesta. ¿La convocatoria a elecciones? ¡Reformas electorales pa’ la próxima! Promete casi no volver a ser… si le reglamentan la reelección y ratifican su legalidad. 

 

Juan se reinaugura como los reyes mayas, con sacrificio de sangre, pero no la suya propia, sino de inocentes.- El dictador habla de la persona que lo va a sustituir en la presidencia y las fieles cámaras de Televicentro -que nunca enfocan las secciones vacías del Estadio a ambos lados del estrado- rápidamente enfocan a Tito Asfura, quien no alcanza a sonreír. Acaso es supersticioso.

 

Rodolfo Pastor Fasquelle

A mi amiga Rocío Tábora  

EL LIBERTADOR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

JOH no se engaña a si mismo, ni Ana, su mujer. Pese al maquillaje pesado, los rostros desencajados de ambos mientras presiden la ceremonia -que llaman pantomima y simulacro, pero es más- los traicionan a ambos, igual que su lenguaje corporal, sus muecas, su discurso y frases muletillas. Nadie más se las cree.

 

Luego de una campaña de terror generalizado, JOH concentró a la Policía Militar en Tegucigalpa. Y se tomó el Estadio, ¡rodeándolo con cañones de grueso calibre y vehículos con ametralladoras! Quizá en parte porque eso era inevitable, aunque varios vinieron a su primera toma, ningún Jefe de Estado asiste ayer al encore. JOH asistió siempre a las tomas de posesión a que fue invitado, todas.

 

Por aquello del privilegio, he asistido a varias tomas de posesión. La de Carlos R. Reina, la de Carlos Flores F. y la de Mel. A todas asistieron sus pares, los presidentes de Centroamérica, varios tres o cuatro presidentes de grandes países Mesoamericanos, México Colombia, Venezuela o República Dominicana, Perú. A las tres asistió el Príncipe de Asturias, hoy rey. Venia uno que otro canciller de otros vecinos y siempre un alto funcionario del Departamento de Estado, al que había que atender de preferencia, como rey. Ayer, las delegaciones internacionales estaban encabezadas por sus embajadores o encargados de negocios, que asisten puntuales al besamanos. ¡Quien sabe que le susurran ahí a JOH el Embajador de la Orden de Malta y el de Bangladesh!

 

Siempre antes el Estadio Nacional se llenó para las tomas con los invitados especiales en la sombra y Sol para los ciudadanos de a pie, de Tegucigalpa y alrededores que llegaban, unos por filiación y simpatía, otros mirones, por el show. Con JOH II, grandes sectores laterales del Estadio están vacíos, aunque la prensa tarifada lo esconde y sus cámaras enfocan ángulos fijos de las dos estanterías centrales repletas desde temprano con la mancha brava del PN y empleados públicos a los que, coerción aparte, se premió su entusiasmo con dinero, una bandera del partido, una camiseta y un hot dog. (No alcanzaron y hubo golpes por los últimos). ¡Así como acostumbran en países en donde solo hay un partido, la barra azul ovacionaba al patrono con banderas del Partido en un acto de Estado! Frente al estrado, de gala los militares juegan. ¿A parecer autómatas? Rataplán. Que divertido.

 

Yo no practico deportes de equipo, así que siempre me extrañó el oficio del que llaman, el narrador deportivo, como es Salvador Nasralla. En época de la Radio tenía sentido, que se relatara a los radioescuchas lo que estaba ocurriendo, minuto a minuto en el campo de juego, hoy que todos lo están viendo en pantallas que cubren todos los ángulos ¿porque se ocupa que un narrador cuente lo que está a la vista? Esa abstrusa práctica me permite aquí justificar un ensayo de narración de lo que la mayoría de Uds. vieron con sus ojos, antier por la mañana. La tomadura de pelo de la toma de posesión de una presidencia prohibida por la constitución, ganada con fraude monumental certificado por la OEA aun si avalado por los EUA y sostenida con insólita violencia por el ejército movilizado contra su pueblo en la calle.

 

A la hora designada, en sus lugares, entre muchos asientos vacíos los invitados especiales, incluidos muchos militares arranca el show. Se saluda a las delegaciones internacionales ¡sin mencionar nombres! Se llama al Presi del Congreso Mauricio Oliva y al secre Zambrano -perdón josetomaszambranomolina que ayer explicaba al mundo el Pacto de Impunidad— dos de las figuras más despreciadas del régimen.

 

Oliva reconviene la sesión suspendida, para juramentar al Supremo Magistrado brinque quien brinque. Llama al Presi de la Corte Argueta, perro de garra del régimen, dice L. Chávez. Saludan a Ricky y a las designadas, Entran JOH y señora, la pareja presidencial (¿existe esa figura?). Honores de Ordenanza. JOH se quita la banda vieja, y se la da a un pobre representante de la niñez hondureña, sin nombre propio. Se llama a, y pronuncia una oración el Pastor Gómez, que guarda cierta dignidad dispersa y nos echa bendiciones a todos. Ya el ambiente es casi místico. No todos entornan los ojos en blanco.

 

JOH se concentra en oración piadosa. Ana levita. Eso va a marcar el tono del evento. Es una ceremonia religiosa, por muchas razones. El poder desde sus orígenes se revistió de religión y la religión desde siempre se prestó a legitimar el poder. El Cardemal no llega ni ningún obispo. Pero el Capellán de las FFAA, Magno que es chiquito, lee el te deum, la liturgia para agradecer la gracia divina. Gracias por los bienes recibidos. Mauricio Oliva se muerde los labios. Recitan el Padre Nuestro, invoca a Suyapa. Claro. La Capitana. El cinismo puede ser puro y destilado.

 

Otra representante anónima de la niñez hondureña trae la nueva banda. Y se la ponen. Ana se la acaricia. Todos cantan el himno nacional, incluido el gordito director del policía, recién imputado. No se sabe cuántos caerán con honor. La sonrisa del JOH, como dice Melo, la sonrisa del verdugo, es un rictus. Jura de nuevo ser fiel a la constitución que acaba de violar.

 

Después, se escenifica otra novel ceremonia religiosa, organizada por la pareja García, diz que promesa de fe. Sobre las antiguas escrituras de los habiru JOH promete ante Dios Nuestro Señor, rezar a diario, buscar la reconciliación y así conseguir ¿sanación para Honduras? Pasa a leer, en pantallitas invisibles su discurso, el más importante de una presidencia. Toma otra vez el nombre de Dios ¡para agradecer el fraude! Los cinco primeros minutos son…su familia.

 

Es hombre de familia. Su papa está en el cielo, su mama en el estrado, y él es un botoncito acabado de…. Sus hijos, fulanitos. Y luego Cumplimos. Salvamos 31500 vidas, al reducir la estadística del asesinato. (Nos hizo prosperar. Nos educó.) Ahora tenemos los 200 días de clase y los maestros disciplinados. Viene algo nuevo. Más de 600 mil nuevos empleos. 17 mil nuevas viviendas para regalar ¡en Lotería! y muchas más para la venta. Un nuevo sistema de financiamiento y conseguir la renovación del tps. Mas lo de antes. Perseguir a las Maras, que son los malos, construir más parques, de esos que pasan cerrados para prevenir, continuar fortaleciendo los derechos humanos pero también combatir ¿los grupos no estatales que atentan contra los derechos? 

 

Y luego techos, pisos, letrinas, ecofogones, bolsas y bolsones, todo para una vida mejor el mejor programa de la historia. (Agradece otra vez a papa y mama que lo educaron y anuncia una revolución educativa. Hospitales y centros de salud. Privatizar el seguro social, para tapar ya finalmente el archivo. La guinda en el pastel y regalito para bolsistas. El trato nuevo ¿es un New Deal?

 

Pero ojo advierte que solo unidos podemos. Estamos divididos, la casa dividida no se sostiene. ¡El que nos dividió nos va a UNIR! Dialogo sin condición. Escuchará cualquier propuesta. ¿La convocatoria a elecciones? ¡Reformas electorales pa’ la próxima! Promete casi no volver a ser… si le reglamentan la reelección y ratifican su legalidad. El distrito electoral, la ciudadanización.

 

El que tiene en la cabeza es un esquema militar. Va a formar de inmediato Fuerzas de Tarea, para la generación de empleo, para la producción de alimentos, para el desarrollo social. Y le ordena a FUSINA que redoble esfuerzos para construir más paz y mejor seguridad y garantizar la tranquilidad, respetando los derechos humanos, lo dice. (Sabe que solo reprimiendo podrá sostenerse.)  

 

A pocas cuadras de distancia, en el Boulevard Centroamérica, frente a la Universidad Pedagógica, se había congregado la oposición con Mel y Salvador para marchar hacia el Estadio, protestando por el fraude del ritual. Cuando empieza a marchar en esa dirección, en el paso a desnivel de Miraflores la manifestación  es reprimida salvajemente como otras manifestaciones alrededor del país, en Santa Bárbara, en El Progreso, en Ocotepeque, con gas, tolete y bala. Juan se reinaugura como los reyes mayas, con sacrificio de sangre, pero no la suya propia, sino de inocentes.

 

El dictador habla de la persona que lo va a sustituir en la presidencia y las fieles cámaras de Televicentro -que nunca enfocan las secciones vacías del Estadio a ambos lados del estrado- rápidamente enfocan a Tito Asfura, quien no alcanza a sonreír. Acaso es supersticioso. Nos invita, nos extiende la mano, para construir la Honduras que queremos, JOH. La horda ovaciona. Sigue pidiendo también la mano de Dios, que menciona dos veces antes de rematar, él está listo para darlo todo (¿?) ¡Los quiero mucho a todos los que están aquí y los que están allá en Honduras! ¿Reconoce que la Honduras real afuera, es otra cosa que la  representada con escenografías Potemkin en el Estadio?

 

JOH entrega al Secre Zambrano la nueva ley marco de vivienda y asentamientos humanos para legalizar y reconstruir las aldeas… invasiones. Ovación para Ricky que ¿estará a cargo? Oliva toca la campana y declara concluida la sesión. Honores de ordenanza. Profanación de La Granadera. Felizmente, muy pocos la saben. Un selfi con Ana, ¡Qué padre! Consumado queda. (Claro me dice TCC sentada a mi lado y ahora va salir a la calle a saludar al pueblo, en la Avenida Centroamérica. Con máscara, se puede.

 

Mañana cuando arranquen las ruedas de los molinos del nuevo gobierno ya no habrá marcha atrás ni opositora. Súbase al carrusel quien quiera. Mal o bien. Regresando a sus casas, los activistas queman las banderas de la estrella, más solitaria que nunca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar