“...Lo que tienen enfrente es un abismo y aun cuando no razonen, también las bestias tienen instinto de sobrevivencia. Antes, les interesaba la política porque les daba impunidad, acaso ¿entienden que –ahora- estar ahí, los pone en la mira potente del extraditor?, advierte el pensador hondureño Rodolfo Pastor Fasquelle en este artículo titulado “¡El enemigo adentro! O la quinta columna sos vos, y la necesidad de depurar”.

Rodolfo Pastor Fasquelle         

EL LIBERTADOR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.                                                                    

Quizás el peor enemigo adentro es la paranoia. La prensa reportó la detención –para su extradición— de Geoffrey Guzmán, ganadero y pasante de una universidad, de 21 años de edad y, diz que candidato de Libre a la alcaldía en El Paraíso de Copán, a quien los EUA exige, por introducir en ese país mas de 5 kilos de cocaína. Se lo llevaron en avioneta y Matamoros B. pidió ¿que respetaran su derecho constitucional?

 

Ayer discretamente Tiempo aclaró que Guzmán  es liberal. Interesante y peligrosa la trivial irresponsabilidad para tratar el tema como escándalo. Cuando desde hace ocho años gobiernan El Paraíso, C. alcaldes –nacionalistas- ligados al narco, que le hicieron un helipuerto al Chapo en el Palacio. Hay otro, prófugo por lo mismo. En la elección de 2013, ni siquiera permitían a LIBRE entrar a ese municipio (antigua capital de contrabando) o sentar representantes en las mesas receptoras. Aunque eso NO fue noticia. ¡No se iba a empañar la imagen de la fiesta cívica, que eligió al hombre!

 

Peligrosa, digo, esa banalidad porque es un problema de país y se soslaya la obligación de verlo como tal. No hay que inventar filiaciones ni el agua tibia. Durante varios lustros aquí el narco ha venido financiando campañas y poniendo candidatos, primero los nacionalistas. En Occidente, el cartel de los Valle Valle, con cuyos líderes alguna vez se fotografió Juan Orlando, así como en la casa de los Cachiros, grandes cuates de P. Lobo Sosa, que también financiaban a sus correligionarios en Colon.

 

En Yoro mientras tanto el Clan de los Urbinas controlaba la boleta azul. También contribuyeron los narcos al Partido Liberal quienes finalmente asesinaron a mi amigo José E. Gaugell y a su hijo el Tigre, y hay delincuentes que financian candidatos de ambos partidos tradicionales a lo largo del corredor del Atlántico. Eso es un resumen apretado con muchos olvidos. Varios ministros y diputados están siendo examinados. Y, si el narco tenía permeados a los partidos en el poder y habían penetrado con redes de patronazgo y clientela en la policía y la milicia y en las estructuras empresariales e iglesias ¿tendría que asombrar que infiltrase los partidos nuevos? No importa el chisme sino entender.

 

Por supuesto que se tiene que diferenciar el comportamiento de los hombres públicos, sin fariseísmo. Yo entiendo que somos ángel y gusano, como decía Pascal. Que el peor criminal acecha dentro de cada santo y el más infame de los humanos tiene un alma sublime. Eso supone que cada quien tiene que batallar permanentemente contra el enemigo adentro. Los partidos políticos también, obligadamente. Luchar por la propia alma.

 

En especial, tenemos que estar prevenidos y cuidarnos de ese fariseísmo, los partidos que venimos naciendo, como el recién fenecido PAC, y LIBRE que, por razones semejantes, tienden a engañarse. Libre porque nace con un socialismo idealista y PAC porque se supone mesiánico y puritano se creen distintos -de los tradicionales- y ellos si, puros e inmunes a los vicios profundos del sistema y NO.

 

Son igual de vulnerables. Así queda a la vista la perversidad con que la Sra. Alvarenga, que igual se da baños de pureza en su inacabable incoherencia, se prestó a la conspiración del Partido Nacional para destruir al PAC. Y se entiende que se haya prostituido en El Congreso un haz de diputados empezando con E. Coto. Y que Edgardo Castro ande por ahí desde entonces insultando a sus compañeros, a las autoridades y a los candidatos, amagando con todo tipo de amenazas. Mientras, en un par de municipios de Copan, el narco asalta a La Alianza.

 

Lógico que –permanentemente- las nuevas cabecillas de las estructuras criminales buscarán espacios de protección e impunidad. Querrán hoy financiar a La Alianza, porque buscan aliados nuevos cuando intuyen la decadencia del bipartidismo. Están convencidas -ellas también- que llevamos las de ganar y el mismo recambio de cabezas las induce al camino de menor resistencia. Claro que van a conspirar para armar carambolas y algunos lo conseguirán. La gente es débil, especial donde no tiene recursos. Se deja seducir por la bulla y el pisto. La coca es el rubro de hoy y no es la raíz única del mal, ni de la corrupción.

 

Antes era el contrabando del café, del ganado, de la gasolina. Por El Paraíso, Copán pasó el Gasolinazo cachureco. Todo dinero fácil corrompe. En las organizaciones, la gente en la base puede defenderse cuando se siente empoderada. Pero en nuestros partidos también se colaron otros vicios ancestrales, el oportunismo y el caudillismo que se reproduce y facilita el entronamiento de abusivos, el irrespeto a la ciudadanía. ¡Son compadres! Es corrupción también, apañarse, encubrirse las cochinadas, y se vuelve cómplice la tolerancia que se autojustifica en aras del bien del partido, de la coyuntura electoral, de la urgencia de presentar un frente unido. ¿Con quien? ¿Con Satanás?

 

O ¿no le criticamos a Lobo, por declarar no quiso decir que estaban saqueando el Seguro, porque venían las elecciones? Raro caso, Castro, porque  es urbano, fenómeno de barrio, de lumpen amarillismo pagado de si. Y no tenemos que ver para otro lado, acomodar la historia, darle la espalda, fingir demencia. Porque –adentro- el enemigo es más peligroso. Y es… o ellos o nosotros.

 

Que vean como le van a hacer los demás partidos, para depurarse. Tendrán tiempo. De repente pueden alquilar a Omar Rivera y a su otro pastor, que ya van a terminar con la policía. En LIBRE, no se si el Tribunal de Honor, debilitado por las contradicciones, podrá jugar el papel que corresponde. Pero ¿donde esta el honor del Partido si se apoya o se encubre por miedo a un delincuente?

 

A nosotros nos urge. Y en LIBRE la solución del problema es la democracia, entregarle el poder a la gente decente y apoyarla para que se descargue de estos lastres. Me gustó lo que escribió –ayer- en un chat, Renán Barahona. El camino es la auto depuración del Partido, para enfrentar a quienes se creen dueños de él y para que represente los verdaderos intereses del pueblo. Entonces no nos podrá extorsionar el enemigo adentro, ni el de afuera tampoco.

 

Estamos a tiempo y en ventaja, porque lo que tienen enfrente es un abismo y aun cuando no razonen, también las bestias tienen instinto de sobrevivencia. Antes, les interesaba la política porque les daba impunidad, acaso ¿entienden que –ahora- estar ahí, los pone en la mira potente del extraditor? Se los digo claro, apártensele al corrupto los que tengan ojos para ver y oídos para oír y Ud. déle, compa, váyase. Nada personal. Ud. es un incircunciso, este no es lugar para Ud.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar