¿Y qué pasó con los aeropuertos?, ahora el negocio será de la familia relegada, la que nunca fue invitada a las fiestas ni a los viajes, los vistos por sobre el hombro, pero nuestro Reycito sol les ha dado todo, un zarpazo al corazón de otro grupo de poder.

 

Para quienes entienden lo que acá escribimos, sentimos la pesada carga que les damos, pero somos como Batman: “Sólo quiero compartir mi miedo” y para los que no, pues no le tengan miedo al éxito, ya hoy se activa la liga y un hotel en la capital parece que alquila su local para fiestas locas.

 

Reflexión

EL LIBERTADOR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Tegucigalpa. Un hombre alto, rubio y ojos azules, abre la puerta, con tono agradable y educado recibe a los sonrientes invitados: “¡Bienvenidos!, siéntanse como en casa, sírvanse lo que deseen, aquí tenemos de todo y estamos esperando a otros amigos”. Sobre la calle Praga en Tegucigalpa, adonde sólo llega gente selecta, se eleva la mansión donde se transa el destino de Honduras; entonces corría 2013 y la fiesta estaba por empezar… pero no lo sabíamos. “¡Este país es maravilloso!, Wonderful!”, decía eufórico el extranjero que organizó el banquete, delantal puesto con cuidado, pulcro y el tradicional “toque blanche” sobre la cabeza, mientras sonreía y la felicidad era real, imposible advertir la maldad que escondía en aquel semblante de buena gente y ese aire de seguridad que transpira el extranjero de buena vida. 

 

¡Que baile, que baile!, gritaba el público y la diputada de oposición entrada en muchos años, danzó orgullosa como en un acto cívico escolar, el entonces presidente del Congreso, acomodado en una esquina con trago en mano (para variar), sonreía, y el copero del Rey servía interminable el elíxir, alabaron la comida y el organizador extranjero y maduro dijo: “Es gracias a esta estufa que compré en la mejor tienda” –Cuando quieras lo mejor– seguido de un guiño y todos rieron por la ocurrencia de un Joest. Es hora de los negocios, se cierra la puerta y se abre el portafolio, decreto legislativo 236 del 24 de enero de 2013. En este país los extranjeros hasta pueden ser presidente, es maravilloso y entre risas, vinos y carnes, las ZEDES fueron aprobadas. Varios hondureños estuvieron ahí, unas barrían, otros sacaban a pasear a los perros, otros eran conductores y otros guardas de seguridad. Sí, también están ahí.

 

Siete años después, un chele profundamente ignorante y salvaje, se para frente a una población desprotegida y chilla fanfarrón que si quiere puede usar la ley y quitarles todo, mientras lo protegen un alcalde de quinta y un cerril que se llama a sí mismo presidente. El hondureñito sueña y sueña con irse al extranjero, ir a los países “ricos” donde todo es felicidad como en las portadas de las revistas mormonas, pero porque no sabe lo que sí sabe el extranjero: “¡Este país es maravilloso!”, minas, ríos, playas, bosques, costas; claro, bajo un mediocre sistema educativo alienante, que no educa para crear un ciudadano creador y optimista, que deforma, aburre y oculta el conocimiento que haría patriota y orgulloso de su país al hondureño.

 

A propósito, Ya oímos los hondureños el perdón que pidió el Vaticano, oyeron bien cipotes ¡el Vaticano! el imperio romano pues, ahora exigimos el que nos debe España, EEUU y Costa Rica por el error histórico, por el asesinato sin juicio de nuestro amado Morazán. Y aquí los analfabetas de la identidad nacional y cultural de nuestra Honduras, pasan idolatrando cualquier papada de país, muy inferiores a nuestras gestas como pueblo y trascendencia histórica mundial de nuestras mujeres y hombres ¡Lean, conózcance, por Dios!; no subestimamos el orgullo de otros pueblos, reclamamos a las élites.

 

Disculpen queridos y queridas, sigamos con este viaje. “Cuando Juancito sea presidente, ese medio de comunicación será el mejor”, decía la publicación en el teléfono de la mano derecha del Reycito y así fue, en menos de diez años le arrancó un gran pedazo del cuerpo al dueño de las telenovelas en el país, le metió presos a los suyos, le quitaron la pauta y los despacharon como banano de rechazo; y aunque hablen como hablan y como ellos quieran, se comieron el monopolio de televisión hondureña. A lo lejos veo un cuadro de Goya y Saturno devora a sus hijos. El Reycito en su locura rompió el orden de los grupos del poder tradicional, a unos hasta les quitó los fantásticos monopolios para dárselos a otros, ya no son todopoderosos, tienen compañía en la repartición, el cielo se desgarró y hoy pelean entre los que se están enriqueciendo de manera estúpida y los que ya no reciben lo mismo ni tienen la exclusividad del billete. Pero todo tiene un vuelto.

 

¿Recuerdan aquel periodista enojado cómo trapeaba la casa con el muchachón que dice que es canciller? ¡Aaaaah! Ya le van entendiendo, ¿recuerdan cuánto tiempo costó que les abrieran los negocios? Pero eso no es lo más horroroso: ¿Dónde estaban los otros grupos? ¿Los amigos de la Prom? Pues el que siempre tiene la verdad en sus manos no paró de hacer negocios, dinero por acá y por allá, cada grupo velando por su propio interés y como somos adoradores de extranjeros, en palabras de Hugo Llorens: “El mayor impedimento para la democracia en Honduras”. Ya con el equilibrio, la bolsa y el corazón roto, el medio de telenovelas y embrutecimiento, dijo “bueno, crearemos nuestros medios impresos. Ya no hay respeto ni en los negocios”. Y saltaron de las cámaras a los teclados, invadieron terrenos de mercado antes bien demarcados, ¡bravoooo! A ver si le gusta al hombrón, dijeron en el bulevar Suyapa.

 

¿Y qué pasó con los aeropuertos?, ahora el negocio será de la familia relegada, en “Game of Thrones” los llaman “bastardos”, no sabemos el porqué (explíquennos, déjennos mensajes), la familia que nunca fue invitada a las fiestas ni a los viajes, los marginados, los vistos por sobre el hombro, pero nuestro Reycito sol les ha dado todo, un zarpazo al aire, al corazón de otro grupo de poder, para volver millonarios a estos renegados y busquen un lugar en el trono del padre, ¿para qué? ¿Estos sí aceptaron compartir las ganancias siendo socios con bienes públicos? Oscuro y engañoso es el corazón del hombre, ¿quién lo entenderá?, dice la biblia.

 

Así podríamos abordar cada uno de los rubros donde todo era armonía  y orden (para ellos), hoy reina el caos y la destrucción, cayeron imperios y nadie dijo nada, otros fueron acusados con la justicia y nadie dijo nada, nunca la ruptura fue tan clara, pero la relación economía y política siempre está latente, la mayoría de diputados son títeres de grupos así como cuando escuchás “Uuuuuúltima hora, se aprobó un contrato para…” y todos nos quedamos viendo y nadie vio nada, pero sabemos que pagaremos millones por algo que no necesitamos, bueno: esa es la división que se lleva a la política, queeeé, no malentiendan, la frase de que en política no hay enemigos, no es de políticos, es máxima de los intereses económicos cuando entran en conflicto. El arma es la política, pero el gatillo es el capital. No olvidar caros amigos de EL LIBERTADOR.

 

La iglesia y los militares también están rotos, los que hacen y no hacen negocios con el Reycito, ¿vieron cómo la iglesia Católica salió con la espada de las “Cruzadas” en la mano a decir que ellos no estaban velando dinero al soberano del sol naciente, que no necesitan nada? ¡Boom! En la cara de los dirigentes evangélicos, generación de víboras que en los templos se arrastran y susurran… 4 años más… ¿y las exoneraciones su santidad?, ¡aaaahh, la hipocresía, bella, porque forma los traidores de los pueblos, los arrastrados al arrogante que los humilla!

 

Pero no todos los militares piensan como el Tito, hay inconformidad en los que están abajo ya hace mucho tiempo, tan abajo que ya no soportan el peso de los robustos oficiales, desbordando su oronda gordura y carnes por las orillas del traje, con los ojos volados y las bolsas llenas. ¡Tumbas blanqueadas! Su tiempo ha terminado, lo advirtió Cristo, “El cielo y la tierra pasarán...”.

 

Para los que entienden lo que aquí escribimos, sentimos mucho esta pesada carga que les damos, pero es que somos como Batman: “Sólo quiero compartir mi miedo”, mi ansiedad y dolor de colon entendiendo todo esta salvajada contra nosotros como pueblo, y para los que no comprenden, pues no le tengan miedo al éxito, ya hoy se activa la Liga Nacional y un hotel en la capital parece que alquila su local para fiestas locas, ahí andan un montón de cipotes con celulares, haciendo gala de la estupidez humana y diciendo que se merecen un relax porque son infuencers, ¿influencers?, ¿es en serio?, ¿qué muro de la sociedad derribaron?, ¿a cuántos miles reunieron en un evento?, bueno, no seremos tan estrictos: ¿han salvado a algún gatito con sus publicaciones en redes? Merecen la misma mención que todos esos irresponsables que andan contagiándose del virus y matando a otros. Ahí les dejo ese pensamiento de Mark Twain: “Ninguna cantidad de evidencia logrará convencer a un idiota”. 

 

No me quiero ir sin darles un dato curioso, ¿saben quién fue el único magistrado que apoyó las ZEDES desde el principio? ¡Agárrese del asiento!: Nuestro fiscal cinco estrellas, ¿recuerdan cómo lo apoyaban los gringos y una ONG? Primos y primas, hasta el siguiente sábado si la vida nos da un segundo más, no han visto cómo las masacres aceleran a fondo al ritmo del terrible péndulo, tic, tac, tic, tac ¡Ey!, ¡ya va a empezar la potra!, descansen… si pueden.

 

DESCARGAR, EL LIBERTADOR EDICIÓN IMPRESA

 

Comentarios  

0 #2 Thor 28-09-2020 21:31
Queeeeee pedazo de columna (pedazo = excelente, buenísimo.. Vergona en nuestro caliche pues). Felicidades por la manera tan inteligente de crear esta columna de opinión, hasta la foto con el ingeniero Lenir (yerno del millonario quebrador de la CONADI por el lado de su tirito al aire) queda con lo que se aborda.
Citar
+1 #1 Jorge 27-09-2020 03:10
El país de los excluidos en todo en justicia en economía y en información, ustedes son la única luz de información actualmente confiable, saludos
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar