En el ascenso al poder de estas almas gemelas juega el infortunio y la torpeza.Después de años de guerra entre Austria y Francia, ambas potencias destrozadas, decidieron la paz y unir familias; sin esta causa histórica María Antonieta hubiera sido una princesa más, casada con algún príncipe y no se recordaría. En Honduras un estúpido golpe de Estado provoca la grieta histórica para que un personaje sin ninguna cualidad especial se convierta en presidente, sin esa coincidencia en el tiempo, Juan seguiría en el anonimato, olvidado, quizá ya no sería diputado.

 

EL LIBERTADOR/ Dante Montenegro

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

A veces el puño del destino golpea injusto. Seres completamente ordinarios son orillados a formar parte de la historia, luego serán juzgados por ese mismo puño, sin importar que esos espíritus ligeros fueron creados para acciones superfluas, sencillas y que no exigieran esfuerzos más allá del común, sin embargo casi de tropiezo terminan por accidente en la vitrina pública, donde finalmente son sentenciados. Como vidas paralelas, aunque en extremo opuestas por linaje, ahí están en la lotería de la fatalidad Juan y María.

 

Los títulos nobiliarios, arraigo en el poder, familia y las posiciones nublan la mente al comparar una existencia y otra. Al margen de esa verdad, son dos seres humanos que chocan en las líneas de la historia por falta de contenido; las acciones de cada uno, en su tiempo, se entrelazan y siguen un camino. Los rasgos de cada personalidad y el código genético no los determina ser reina y presidente; fueron atados por sus conductas íntimas cuando tuvieron las riendas de una nación.

 

NUNCA TRABAJARON

María Antonieta, archiduquesa de Austria y reina consorte de Francia y Navarra, por obvias razones nunca tuvo la oportunidad de forjar el carácter mediante el salario fijo que surge del arduo trabajo privado, fue el pueblo desprotegido y hambriento quien pagó facturas de joyas, viajes, bailes y cualquier pequeño capricho, conocida a sus 20 años como “pequeña reina” de Francia. El actual presidente de Honduras, tuvo condiciones similares para no sudar el rico capítal concentrado ni sufrir para superarse, a sus 20 años fue presidente de la asociación de estudiantes de Derecho de la UNAH, estudió becado por el Estado en Honduras y en Estados Unidos; a los 22 años, en el Congreso, fue asistente de su hermano Marco Augusto Hernández Alvarado; siete años después fue electo diputado, incluso no renunció a la “dolce vita”, cuando por ley estaba inhabilitado para ese cargo; ya con 42 años se convirtió en presidente del Poder Legislativo y en 2013, con 45 años presidente de la república. Ahora busca la reelección presidencial. Jamás ha trabajado, su confort siempre ha sido pagado con impuestos y restricción social. La nutrida real familia de María llenó su opulencia del pulmón de cada austriaco y francés, y la vasta familia de Juan culminó la vida mejor con el costo real que soporta todo hondureño.

 

María, decimoquinta y penúltima hija de Francisco I del Sacro Imperio Romano Germánico y de la emperatriz María Teresa I de Austria, se casó en 1770, a los catorce años con el Delfín Viennois (príncipe heredero al trono de Francia) y futuro Luis XVI. Tuvo cuatro hijos. Juan nació en Rio Grande, departamento de Lempira. Es decimoquinto y antepenúltimo hijo de Juan Hernández Villanueva y Elvira Alvarado Castillo, se casó con Ana Rosalinda García Carías. Tiene cuatro hijos.

 

INICIO DEL FIN

María demostró desde niña una formidable inclinación hacia lo banal, los ilustradísimos maestros que la instruían, se preocupaban por el desinterés en las artes, la cultura y la música. De pensamiento ligero, la aburría el protocolo y la etiqueta. Juan, a pesar que su padre, fue líder político en la zona de Lempira, confiesa que en su niñez no le interesó la ciencia política, prefería la caficultura, y ya en altos cargos del Estado no se siente cómodo en el fino neón púrpura y fiestas desbordantes de alta moda de la “socialité”, prefiere deslizarse por la noche a departir tragos con un novato presentador de Televicentro. En el ascenso al poder de estas almas gemelas juega el infortunio y la torpeza.Después de años de guerra entre Austria y Francia, ambas potencias destrozadas, decidieron la paz y unir familias; sin esta causa histórica María Antonieta hubiera sido una princesa más, casada con algún príncipe y no se recordaría. En Honduras un estúpido golpe de Estado provoca la grieta histórica para que un personaje sin ninguna cualidad especial se convierta en presidente, sin esa coincidencia en el tiempo, Juan seguiría en el anonimato, olvidado, quizá ya no sería diputado. 

 

VIAJES Y BANQUETES

Los primeros días en el poder definen cómo será el reinado de un gobernante. La duquesa María inconsciente de sus actos no midió cómo repercutían en la población francesa, no se interesó por conocer las ciudades, su gente, ni sus necesidades; se diluyó entre viajes, banquetes, retratos y fiestas. A cinco días de haber sido electo, sin tener aun la banda presidencial, Hernández, hacía su primera gira por Panamá, Costa Rica, Nicaragua, México y Estados Unidos.

La reina consorte cometió un error cardinal que marcaría el camino de la carreta fúnebre, despreció a las clases poderosas de Francia y creó su propio grupo de “amigos”, los enriqueció y tomaban decisiones de Estado: Los Polinac. “A Juan no le gustan los árabes”, contó alguien cercano a la familia Hernández y con el tiempo se miró cierto, en su régimen se rodeó de su propia gente, excepto, los Atala.

 

HUMILLAN A REPUTADOS 

Una vez que estos grupos rodean a la víctima, encuentran su fuente de dominio en la adulación que conduce al “pozo”. María cometió el sacrilegio de avergonzar frente a otros poderosos de Francia, al cristianísimo cardenal de Rohan. En tanto, funcionarios de Hernández, exhibieron al empresario Schucry Kafie, decretándole detención judicial en el Primer Batallón de Infantería que sólo evitó una recaída en la salud del empresario; aún así la prensa tradicional hizo chiste informando hasta lo que comía en el hospital; La Familia Rosenthal fue humillada y despojada de bienes, perdieron empresas centenarias. Mientras la iglesia católica optó por pedir perdón al pueblo y se alejó prudentemente del gobierno.

 

“PETIT TRIANON”

Poco a poco la reina de Francia se fue del palacio de Versalles, lo consideraba indigno de su investidura, además que se volvió un símbolo de las aburridas reuniones de la corte, asuntos de Estado y bailes para las familias antiguas; entonces construyó para ella un pequeño palacio, lleno de joyas y lujos un templo de vanidad dedicado a la fiesta y al juego que llamó “Petit Trianon”. Juan ha ordenado la construcción de una nueva casa de gobierno que consta de tres torres a un costo para el pueblo de unos cinco mil millones de lempiras.

 

“MONSIEUR DÉFICIT”

Los peinados extravagantes, la adquisición de joyas y las apuestas con sus amigos, generaron brecha en las finanzas públicas que fue uno de los detonantes de los ciudadanos franceses. Alguien tenía que pagar y no serían las castas privilegiadas, se cargaron más tributos a los pobres y desdentados; este comportamiento le heredó el apodo de “Madame Déficit”. Los hondureños están abrumados por la carga tributaria, la más alta de Centroamérica, cierre de empresas de tradición, aumento en factura eléctrica, hasta la creación de un monotributo para que los más pobres cumplan al Estado, tasa de seguridad, entre otros. A cambio Juan, compra buques de guerra, armas, crea su policía, un jet presidencial y prisiones modernísimas.

Esos excesos de María fueron el detonante que obligó a los franceses a salvar su vida, buscar pan y desahuciados el 14 de julio de 1789, destrozaron los portones y tomaron la Bastilla. La monarquía por primera vez se sentó a negociar con el pueblo. Fue el inicio de la Revolución. En Honduras en mayo de 2015, después de pruebas irrefutables del robo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y Hernández aceptando que su partido recibió de esos fondos, surgió la primera “Marcha de las Antorchas”, movimiento escandalosamente multitudinario y decidido que exigía la instalación de una “Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (Cicih)”. Juan salió de la indiferencia y solicitó una “Misión de apoyo contra la corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih).

 

MILITARES Y GUILLOTINA   

Las Antorchas y la Bastilla aún no eran el fallo inapelable que emitiría el “hombre masa”. Cesaron. El rey y la reina activaron nuevos grupos de guardias en Versalles; los recibieron como militares privilegiados, bebieron, comieron y les dieron nuevos trajes; en medio del festín este cuerpo militar gritó “Viva el rey, viva la reina”, para desgracia de los regentes, esa lealtad sólo dura lo que el cuerpo tarda en la digestión. Una de las derrotas más claras del presidente Hernández, fue en el Congreso Nacional cuando no se elevó a rango constitucional la Policía Militar, creada por él y para él. Mientras insiste en este grupo, condenó la Policía Nacional a un eterno coma.

El poder no es absoluto ni es eterno, son leyes aunque no parezca. Y “sólo el pueblo es eterno”, tarde lo supo María, pues en su reinado no era parte el soberano, no pudo gobernar. Cuando abrió los ojos, todo era borroso, el verdugo si entendía la responsabilidad, le apretaba la soga al cuello, era el último suspiro de María. Rodó Su cabeza.

Comentarios  

0 #7 Chelsey 21-06-2017 19:03
I see your site needs some fresh articles.
Writing manually is time consuming, but there is solution for this hard task.
Just search for; Miftolo's tools rewriter

Feel free to surf to my website ChristiHicke: http://Ngan22.blogspot.co.uk
Citar
0 #6 Sol 20-06-2017 05:49
I see your website needs some fresh articles. Writing manually
is time consuming, but there is solution for this hard task.
Just search for: Miftolo's tools rewriter

Feel free to visit my web blog: TwylaUwgneby: http://Teresa22.blogspot.se
Citar
0 #5 Jose Chavez 19-03-2017 03:18
Muy buena la compsracion
Citar
0 #4 Jose Chavez 19-03-2017 03:16
Muy buena la comparacion
Citar
0 #3 lenin 07-03-2017 21:25
Solo espero que mi pueblo despierte por el dolorvdel hambre y se tome la capital...
Citar
+2 #2 Gustavo 07-03-2017 04:51
Sólo espero que la cabeza de Juan también ruede. Tómese literal o metafóricamente.
Citar
+3 #1 Carlos R. Garcia 07-03-2017 02:17
Una comparación en la que sólo hay un común denominador enfermedad por el poder, creer ser un mesías iluminado, pobre diablo.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar