"Respecto a nuestras instituciones, aún debemos encontrar un Sistema viable y aceptable para elegir a nuestros magistrados a la Corte Suprema, a nuestro Fiscal General y a nuestros diputados. Nuestro sistema en pleno carece de transparencia y fiabilidad, y eso es inaceptable", escribe el grupo “300 con dignidad” a congresistas estadounidenses.

 

Congreso de los Estados Unidos

Washington, DC

 

Mayo 18 2016

 

Estimados Senadores:

 

Una simple pero efectiva medida para determinar cuán sólida es una Democracia tiene mucho que ver con la efectividad de sus instituciones para garantizar el imperio de la Ley, la independencia de su prensa; y el entusiasmo con el cual sus ciudadanos se involucran en los asuntos nacionales.

 

En Honduras mucho se ha dicho y escrito acerca de los peligros que conlleva ser un periodista independiente. Docenas de ellos han sido asesinados en los últimos años en medio de conflictos relacionados con sus trabajos y su búsqueda por la independencia. La manera en la que el periodismo es ejercido no garantiza que los medios tendrán la libertad para expresar lo que piensan: los periodistas con frecuencia deben depender de la venta de “publicidad” para tener un salario, a través del cual terminan en las planillas de políticos y empresarios de los cuales más bien deben ser críticos.

 

Con respecto a nuestras instituciones, aún debemos encontrar un Sistema viable y aceptable para elegir a nuestros magistrados a la Corte Suprema, a nuestro Fiscal General y a nuestros diputados. Nuestro sistema en pleno carece de transparencia y fiabilidad, y eso es inaceptable.

 

Es el tema de la transparencia, legitimidad y el papel de El Pueblo lo que nos lleva a señalar que el ciudadano en la calle SÍ está cumpliendo con su deber. La economía hondureña crece lo poquito que puede a pesar del gobierno y no gracias a él. Desde cambiar la Constitución ilegalmente a crear estados artificiales en territorio hondureño, el gobierno no gobierna y no presta los servicios que le corresponde prestar.

 

Escándalo tras escándalo surge a la luz, exhibiendo a funcionarios del gobierno del más alto nivel en informes de defraudación de fondos públicos y de torcer la ley para abusar de poder e instalar un proceso electoral fraudulento que permitiría ilegalmente la reelección de un presidente en funciones y permitir la instalación de estados dentro del territorio hondureño disfrazados de “zonas libres” o “Zonas Especiales de Desarrollo”.

 

A pesar de estarse celebrando una cumbre internacional contra la corrupción en Londres, nuestro presidente eligió viajar en un avión privado, a un costo exorbitante para los contribuyentes de un país que depende de la cooperación internacional, a un evento de modas del cual no se ve con claridad una oportunidad de negocios. Un ejemplo de transparencia que no se utiliza a favor de los ciudadanos.

 

Por favor revisen la legislación de los Estados Unidos relacionada con Honduras para permitirnos a los ciudadanos tener una voz efectiva en el manejo de nuestro país.

Atentamente,

 

300 con Dignidad

San Pedro Sula, Honduras

 

Washington, D.C.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar